La taza rota

La taza rota

La taza rota capta mi atención. Su belleza se derrama. Su aparente inutilidad es toda una inspiración.
En nuestro mundo, donde la mayoría de las veces se consume sin necesidad ¿no es la belleza en si mismo una utilidad?

Siempre que puedo suelo acudir a ARCO para inspirarme. Recuerdo muy bien una frase, que decía mi querida maestra Itziar Esteban-Infantes cuando hablaba sobre arte: “No es tan importante lo que el ojo ve sino lo que siente ante lo que ve”.
Dentro del arte me identifico con el que me hace sentir bien. Aquel que conecta con mi apreciación de la belleza. Arte no cansa mirar. Que su recuerdo me produce nuevas vivencias. Que me inspira para transformar esa obra en un futuro proyecto ya sea para trasmitir el atributo de una marca, la presentación de un producto o el diseño de un espacio.

Aquí van tres apuntes sobre la belleza que quizás sea de interés para tu negocio, para tu comercio. Varias reflexiones que me inspiro “la taza rota”.

1. Belleza y Marca
Tu marca debe ser lo que envuelva toda tu actividad empresarial, tu comercio. Debe ser el valor diferencial, y su belleza tan única como tu diferenciación empresarial. Cuando la belleza de una marca se desborda, se convierte en el mensaje, en la conexión con el espectador. Hace posible que una decisión de compra se convierta en un acto reflejo.

2. Belleza y Producto
Si mi producto es la taza, ¿soy capaz de ver belleza en una taza rota? ¿soy capaz de ver algo nuevo en algo viejo? ¿soy capaz de presentar mi producto de la mejor forma posible para que el ojo capte su belleza? ¿puedo transformar lo que es un accidente en una experiencia visual a partir de la presentación?

3. Belleza y Espacio
¿Soy capaz de crear una única imagen bella a partir de la unión de la marca, el producto y el espacio? ¿Si el espacio es un valor principal y diferencia de toda tienda física, lo estoy utilizando adecuadamente para crear esa experiencia de compra que buscan mis clientes? ¿Seria capaz de crear una presentación de producto, o un escaparate a partir de “la taza rota”?

Si te gusta la idea de “la taza rota” como inspiración y crees que puede ser útil su aplicación a tu activada comercial, ponte en contacto conmigo. Será un placer andar juntos este camino 😉

Prev Recetas de una farmacia de autor
Next Saber mirar, es cosa de niños

Leave a comment